miércoles, agosto 09, 2006

¿CUANTO GANAS POR HORA?

-Papi, ¿cuánto ganas por hora?- con voz tímida y ojos de admiración un pequeño recibia a su padre, quien llegaba del trabajo.
Un tanto sorprendido, pero dirigiendo un gesto severo al niño, el padre repuso: -Mira, hijo, eso ni tu madre lo conoce bien. No me molestes ya, estoy cansado.-
-Pero papi...- el niño insistió- solo dime, por favor, cuanto ganas por hora?
El padre, por fín, resignado, respondió fríamente:- Diez dolares por hora
-Bueno, papi, me podrías prestar 3 dolares?- agregó el pequeño.
Mostrandose intranquilo y francamente molesto, el padre estalló:- Así que esa era la razón de saber lo que gano, verdad? vete a dormir inmediatamente y no me molestes ya, muchacho aprovechado.-
Había caído la noche; el padre había meditado lo sucedido y se sintió culpable. Tal vez su hijo queria comprar algo. En fin, queriendo aplacar su conciencia, llegó al cuarto de su hijo.
-¿Duermes hijo? . preguntó el padre.
- No papi, dime - respondio el niño un tanto adormilado.
- Aqui tienes el dinero que me pediste-dijo el padre.
-Gracias, papi! - contestó el pequeño, mientras metia la mano bajo la almohada y sacaba unos billetes, triunfante. - Ahora ya completé! Tengo diez dolares! - decia a su padre, quien con gesto interrogante, solo escuchó decir a su hijo:
- Me podrías vender una hora de tu tiempo?-

4 comentarios:

Patricia/Ricardo dijo...

Hola,sabes,cuando era chico mi padre me podia dar esa hora,hoy los tiempos cambiaron y esta carrera que es la vida hace que los papas esten menos con sus hijos,ojala no se lamenten el dia que ya esten grandes como para disfrutar su niñez.
Saludos.
RIK_RDO.

Nellyn dijo...

Sabes que me llego al alma yo no pude darles a mis hijos esas horas que tanto me exigieron pero que espectacular este poema dicho o pensamiento me queda atonita, de veras me llego.
saludos

Nelly

C2ISLOV3 dijo...

No hay nada más grande e importante que el disfrutar del tiempo de una madre y un padre.

Ellos son sus héroes. No los descuidemos... ellos no entienden de trabajo, dinero, cansancio, sueño..

El tiempo avanza deprisa e implacable, no los descuidemos antes de que ellos crezcan.

Anónimo dijo...

Es triste ,en mi caso ,nunca tuve un momento con mis padres , pero no pienso cometer el mismo error con mis hijos